Búsqueda de propósito: para qué si yo lo que necesito es dinero

Búsqueda de propósito: para qué si yo lo que necesito es dinero

Yo necesito dinero, mi familia necesita dinero, ¿Por qué debería emplear mi tiempo en la búsqueda de propósito? No les mentiré, hace unos meses yo también pensaba así. Los cubanos vivimos en una eterna carrera por la supervivencia.

La búsqueda de mi propósito a pesar de la circunstancia

La maldita circunstancia del agua por todas partes como escribiera Virgilio Piñera, nos ha obligado a posponer cualquier plan a largo plazo y pasar a la inventiva. Hemos vendido dólares, cuchillas de afeitar y maní; hemos traficado con café, queso y mariscos, nos hemos metido en esquemas piramidales, etc… cualquier cosa que de dinero rápido es bienvenida para sobrevivir a nuestra maldita circunstancia.

Pero aún en el contexto sui generis en el que nos tocó vivir las cosas están cambiando, los aires se tornan diferentes y es que aún con sanciones internas y externas, sin muchas libertades; la consigna nacional se va transformando en Emprender o morir en el intento.

Ya no vale el bisnecito de turno, ni la luchita que conseguimos por el do’ en un empleo con el Estado. Los cubanos por fin estamos comprendiendo que la verdadera emancipación está en el emprendimiento, sobre todo desde las formas descentralizadas, el comercio electrónico y desde una identidad corporativa o marca personal.

Pero para ello no bastan las manos, ni el pecho, ni las piernas, ni el empeño. Para emprender lo primerísimo es encontrar nuestro propósito, una razón por la que salir de la cama cada día y esta no puede ser solo el dinero. El dinero es una consecuencia de nuestro sacrificio y trabajo, nosotros debemos ir más allá, debemos comenzar la búsqueda de nuestro propósito.

¿Cuál será tu impronta en el mundo?

En una charla de TED, la coach española Cristina Muñoz pone un ejemplo que a mí me encantó: “Imagínense que están en una habitación llena de gente, en la habitación hay un ataúd y dentro del ataúd te encuentras tú. Estas en presencia de tu propio funeral ¿Qué crees que está diciendo la gente de ti, qué aspectos de tu vida estarán recordando?”.

Este ejercicio despertó algo en mí y me dije “Ok, hay que hacer algo más”. Si uno se concentra solo en la búsqueda de dinero, terminará gastando ese dinero y tendrá que volver a buscar otra vía de obtener más dinero, llevándote a un círculo sin fin. Debemos ser capaces de crear, de ser personas útiles, de dejar una impronta y lograr que se nos recuerde por ello.

Emprender con propósito

Cuando emprendes con un propósito, no importa que pasen varias semanas y no vendas, no importa que tu startup no se convierta en una empresa en seis meses. Cuando has encontrado tu propósito, comprendes que el camino tiene que ser escalable y aprendes a enfocarte en llevarlo a cabo. Por el contrario, cuando no sabemos a qué vinimos y nos enfocamos en la generación de dinero, es muy probable que nos dejemos llevar por las distracciones y los falsos atajos.

Slyk, la plataforma de comercio electrónico para la que trabajo actualmente, ofrece de manera gratuita un programa de 21 días para descubrir, productizar y empoderar nuestro propósito llamado Slykigai. Este programa se sustenta en la filosofía japonesa del Ikigai, que quiere decir “Aquello por lo que saltamos de la cama cada día”.

En la primera semana de Slykigai vamos a enfocarnos en encontrar esa intersección entre lo que amas hacer, en lo que eres bueno, lo que el mundo necesita y por lo que se te puede pagar, es decir: tu Ikigai, es decir, tu propósito. Las semanas dos y tres vamos a emplearlas en la productización y empoderamiento de ese propósito, o sea, cómo convertirlo en un producto mínimo viable y cómo llevarlo a la venta a través de una herramienta de comercio electrónico como Slyk.

Todo esto va a dar al traste con la generación de riqueza, pero antes debemos comprender todo lo que con mis palabras he descrito aquí. Sí, mi familia necesita dinero, yo necesito dinero pero lo voy a generar a partir de la productización de mi propósito.

1 comentario en «Búsqueda de propósito: para qué si yo lo que necesito es dinero»

  1. El tabú de que “Hacer dinero es difícil” hace tiempo está roto. Hay que ir más allá. No es la búsqueda del pan de hoy, es la lucha de hoy para el pan de muchísimos días. Cuando trabajas solo por dinero cuesta ser disciplinado, cuesta levantarse cada día a “hacer dinero”. Pienso, cómo tú, buen amigo, que hacer dinero es una consecuencia de hacer lo que amas, no precisamente el fin. Encantado con el audio y tus reflexiones. Un abrazo cubano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*